Activo Circulante Almacén

En el grupo de cuentas que participan dentro de una contabilidad encontramos muchas partidas que son importantes para un ente económico, entre estos tenemos el activo circulante almacén. ¿A qué se refiere o qué significado tiene este rubro contable?

A continuación hablaremos un poco sobre esta tema que se maneja en la contabilidad y de qué forma funciona para una empresa.

Definición del activo circulante almacén

El activo circulante almacén es el valor o el saldo que representa al conjunto de mercaderías que la empresa tiene para vender en un periodo a corto plazo. Son activos que rotan continuamente en las operaciones que desarrolla la empresa y de los cuales se genera rentabilidad económica directa o en un tiempo menor a un año.

Se consideran cuentas de almacén a aquellos bienes que se encuentran en los inventarios de mercaderías listos para ser comercializados, en otras palabras, su objetivo es ser vendidos para generar un beneficio económico mayor al que se adquirió.

El valor en almacén se aumenta cuando la compañía realiza la compra de más bienes o productos para vender, así también, cuando los clientes devuelven las mercancías. Por otro parte, se disminuye el saldo del activo circulante almacén cuando se venden las mercaderías o cuando la empresa devuelve al proveedor cierta cantidad de productos.

Son activos propios de la empresa ya que se compran con la intención de venderlos y tener una utilidad mayor, sin embargo, su naturaleza en algunas ocasiones le enfrenta a ciertos riesgos de deterioro. Por tal motivo, gestionar el grupo de cuentas que integra el activo circulante almacén debe ser un trabajo dedicado y presentar un mayor grado de atención.

Cuentas de activo circulante almacén

Las cuentas principales que integran en el activo circulante almacén son:

  • Existencias
  • Inventario de mercaderías
  • Mercaderías en transito

Cuando se trata de una empresa que se dedica a la producción de un bien o producto, las cuentas que lo integren darán un seguimiento de los procesos de fabricación hasta conseguir el producto terminado y listo para vender, por ejemplo, las materias primas, productos en proceso, etc. En tal caso, no serán considerados como parte del almacén, sino que llevaran un tratamiento contable especial y dirigido a los pasos que se realiza para obtener esa mercadería lista para ser comercializada.

Te puede interesar: ACTIVO CIRCULANTE FIJO Y DIFERIDO