Activo Circulante Operativo

Cuando uno empieza a adquirir conocimiento dentro una carrera contable, es normal que nos encontremos con ciertos términos que nos nublen un poco sobre su significado o a que se refiere. No te preocupes, todos pasamos por esto.

En esta oportunidad veremos a que se refiere cuando alguien nos habla de un activo circulante operativo. Es un término poco conocido, pero tiene una referencia específica y propia cuando se lo menciona.

¿Qué son los activos circulantes operativos?

Los activos circulantes operativos son aquellos activos a corto plazo que se utilizan como soporte en las actividades que desarrolla una empresa. Para la mayoría de las organizaciones del sector empresarial, los activos operativos circulantes más importantes son el dinero líquido, las cuentas por cobrar, así como las existencias en almacén. No se consideran parte del activo circulante operativo aquel activo a corto plazo que se relaciona con temas de financiación, por ejemplo, los títulos de valor bursátil (inversiones en acciones o bonos) o los activos mantenidos para la venta.

El activo circulante operativo representa al conjunto de partidas contables que son dinero en efectivo, derechos por cobrar y las existencias en mercaderías. Pero, seguramente te preguntas ¿Por qué? La respuesta es clara, porque son activos que circulan constantemente dentro de las operaciones que realiza la empresa.

Sigue leyendo y conoce más a detalle su importancia.

¿Por qué es importante un activo circulante operativo?

Estos activos son de importancia para una empresa porque logran conseguir una rentabilidad económica rápida o en tiempo a corto plazo, lo cual ayuda a cubrir gastos u obligaciones recurrentes. Además, son activos que se operan diariamente dentro de las actividades de una empresa, lo que los hace muy importantes para conseguir beneficios económicos rápidos.

Por otra parte, queda fuera de ser un activo circulante operativo aquel activo a largo plazo, ya que estos no generan un sostén económico para la empresa. De hecho, un activo a largo plazo o activo no circulante es un apoyo esencial para que el negocio funcione, pero, para que se convierta en dinero se tiene que esperar un tiempo mayor a un año, en cambio, un activo circulante operativo (activo a corto plazo) es capaz de obtener recursos económicos en un tiempo menor a un año.

Existe un indicativo que dice, que si el activo circulante es mayor al pasivo circulante de la empresa, puede que su desempeño financiero tenga la capacidad suficiente para cubrir deudas u obligaciones. En otras palabras, indica que hay una solvencia económica y que la empresa puede tener una correcta sostenibilidad.

Te puede interesar: RAZÓN CIRCULANTE FORMULA