Como aprender a tomar decisiones correctas rápidamente

Las malas decisiones en la vida pueden perjudicar de gran manera, ya sea profesionalmente y/o matrimonialmente. Es por eso, que debemos aprender a tomar decisiones correctas y no dejarnos llevar por una confusión de repente. Los análisis de decisiones pueden actuar rápidamente en nuestra mente, pero hay que tener alerta y prestar mucha atención antes de actuar por un mal camino. El tener un modelo de decisión desconcertado es normal en el ser humano, pero de ello podemos sacar algunas ventajas y retener más atención en el análisis antes de tomar la decisión.


8 pasos para aprender a tomar buenas decisiones y correctas


Ponga en práctica estos pasos y asegúrese de agarrar una costumbre de ello, para que en el futuro usted logre tomar decisiones rápidamente y sentirse más seguro de sí mismo.

Observar señales obvias 

Prestar atención a las señales de advertencia o de alerta al momento de comunicarnos cualquier información, son de gran ayuda para tomar decisiones al respecto. Puede significar de poca costumbre hacerlo y dejar pasar por alto las señales, ya que pocas veces estamos atentos a ello. Pero si usted reconoce alguna advertencia como señal de peligro, no descarte ese punto y reflexione sobre ese mensaje, con el fin de ayudarse a tomar la decisión correcta posteriormente.

Tener confianza a nuestra sabiduría

Toda la experiencia que nosotros vamos adquiriendo en nuestra vida, son útiles para fortalecer la sabiduría y confianza al momento de conseguir decisiones acertadas. Sin embargo, si usted toma decisiones con la misma acción de tiempo atrás, los resultados serán idénticos, pero si actúa de manera más acertada poniendo en práctica su sabiduría, entonces los resultados podrían ser mucho mejor.

No obstante, los factores para tomar buenas decisiones propias es tener confianza a nuestra sabiduría, no pienses en lo que dirán los demás, sino confía en ti mismo.

Decidir para el beneficio de todos y no propio

Cuando usted toma decisiones con libertad y responsabilidad debe ir pensada siempre en el beneficio de todo su entorno y no en uno mismo. Si sus decisiones propias van en beneficio de usted y lastiman a otras personas, tenga en cuenta que eventualmente las personas estarán en su contra. Por eso, es importante tener una conciencia limpia al momento de decidir cualquier cosa.


Perder el miedo y emociones negativas

El miedo es algo natural del ser humano, que nos mantiene estancado con emociones negativas, frustración e impaciencia. Si no existiera el miedo en nuestro ser, las actuaciones de valentía serian fuertes, incluyendo la toma de decisiones. No obstante, el tener miedo o emociones negativas puede perjudicarnos en progresar en la vida. Tome nota de esto y evite el temor a las condiciones en que se toman las decisiones. Es mejor no decidir algo cuando te sientas desesperado o con miedo. Espera un tiempo en analizar la situación con calma y recién toma acción.

Según vayas controlando el miedo y dejando a un lado las emociones negativas, vas aprender a tomar decisiones correctas y rápidamente.

Tomar en cuenta nuestra intuición

Según algunos expertos indican que la intuición es una concepción clara del todo. Esto quiere decir, que nuestra intuición nos da una visión clara de la situación que podría ocurrir en el futuro. Además, nos indica lo que podría suceder si tomamos una decisión. Entonces, debemos perseguir lo que siente nuestro interior y tomar en cuenta, ya que nos ayudara dentro del nuestro proceso para la toma de decisiones.

El poder sentir una intuición nos da más seguridad de estar en lo correcto en una decisión. Es una gran ventaja que nos da el sexto sentido, permitiéndonos la percepción de lo que debemos hacer y lo que debemos evitar.

Organizar los pensamientos antes de actuar

El organizar nuestros pensamientos nos da la posibilidad de pensar lo que podría suceder si tomamos una decisión incorrecta. Es por eso, que al momento de poner acción a cualquier decisión, primero, en nuestra mente debemos organizar los pensamientos que nos ayuden a conducir a una decisión sabia.

Según vayas practicando el control de los pensamientos, usted será capaz de organizar los mismos.

Puede ser abrumador la necesidad de querer tomar las decisiones correctas, pero si aprendemos y actuamos de conformidad con estos principios, las decisiones que tomemos se convertirán en infalibles y más gratificantes.