Otros Activos Circulantes

En la contabilidad podemos apreciar diferentes instrumentos o partidas contables que tienen una naturaleza específica y única ante las demás. Por tal motivo, están clasificadas de acuerdo a una categoría, como es el caso de los activos disponibles, activos exigibles, activos realizables, activos diferidos y también están los “otros activos circulantes”.

Seguramente no conoces que son estos otros activos circulantes ya que son poco comunes en su uso, pero, al igual que los demás activos circulantes de una empresa deberán ser atendidos y registrados adecuadamente.

¿Qué son otros activos circulantes?

Otros activos circulantes representa a una categoría de cuentas contables que la empresa tiene para uso o beneficio propio, cuya función es la misma que cualquier activo circulante ya que se puede convertir en dinero en un periodo a corto plazo (no superior a un año).

La categoría de “otros activos circulantes” en muy pocas ocasiones se presentan en los informes financieros (Balance General), ya que son insignificantes a diferencia de los activos disponibles, exigibles, realizables y diferidos que reflejan un movimiento corriente día tras día. No obstante, al ser activos poco comunes, el registro que tiene es pequeño y no refleja un cambio significativo para la empresa, pero contiene cantidades que deben ser incluidas para que el informe financiero del final de la gestión sea real y transparente en información.

Características de otros activos circulantes

Entre las principales características, tenemos:

  • Son activos líquidos muy poco conocidos e insignificantes.
  • Se convierten en dinero en un periodo menor a un año (igual que los demás activos circulantes).
  • Debido a que son activos que no se utilizan comúnmente, su saldo siempre será pequeño a comparaciones de los demás activos circulantes.
  • Son activos que se clasifican de forma genérica y se agrupan con una denominación de “otros”, pero se reconocen dentro del balance general.

Ejemplos de otros activos circulantes

Algunos de los ejemplos que podemos incluir en este sector de la contabilidad son:

  • Anticipos pagados a proveedores.
  • Anticipos pagados a empleados.
  • Efectivo o inversiones restringidos.
  • Valor de rescate en efectivo de las pólizas de seguro.
  • Valores negociables en saldo insignificante
  • Una propiedad que se encuentra preparada para la venta.

Debido a que son activos circulantes, estos deberán tener la capacidad de transformarse en dinero antes de un cierre de ciclo contable, es decir, antes de los doce meses.

Presentación

El modo de presentar los “otros activos circulantes” será de forma grupal como si se presentara una sola partida contable. Sin embargo, todo el conjunto de cuentas que se integran serán presentadas en el balance general al final de los activos circulantes significativos, es decir, después del activo disponible, activo exigible, activo realizable y activo diferido.

Si a lo largo de la empresa se obtiene una cuenta de “otros activos circulantes” con saldo significativo, se puede separar esa cuenta específica para que a la hora del análisis de los informes financieros se tenga una mejor comprensión de aquel saldo que se tiene en esta categoría.

Te puede interesar: OTROS ACTIVOS NO FINANCIEROS CORRIENTES