ᐈ Aprender a Tomar Decisiones Importantes en la Vida

¿Cómo tomar decisiones importantes en la vida?

El tomar decisiones importantes en la vida puede ser complicado, ya que la toma de decisiones involucra diversos factores, entre ellos se encuentra el interés de competencia. Mientras más alto es el interés, tiende a ser más preocupante el tomar decisiones.

Siempre al momento de la toma de decisiones está el poder de la mente, que a su vez también conecta a su cerebro pensante, y es ahí donde se encuentra la fuente de la respuesta de manera lenta y reflexiva. Pero a veces nuestro pensamiento parece que no nos llevara a ninguna parte, incluso después de pasar varios días de analizar las opciones, suele ser incapaz de decidir sobre lo que es mejor.

Ahora, ¿Cómo podemos dejar de dar vueltas en círculo con nuestro pensamiento? La respuesta es clara, porque solo se necesita atención plena para poder aprender a tomar decisiones concretas y razonables.

La atención plena significa que podemos estar conscientes y enfocados en todo momento para observar con calma todos los sentimientos, pensamientos y sensaciones que tenemos. Incluso la atención plena puede escuchar, reflexionar y poner en pausa tu sabiduría interior, ayudándote con tomar buenas decisiones e incluso las difíciles.

Lo importante de la atención plena es que podemos centrarnos en toda la información relevante y pensar de manera concreta y paciente al tomar decisiones de la vida.

A continuación, te mostramos algunas técnicas o pautas para tomar buenas decisiones que te ayudaran en tu vida cotidiana.

7 Técnicas para tomar decisiones importantes en la vida de una persona

Bajar la velocidad

Esto significa tomarse el tiempo necesario, pero puede ocurrir que no sea posible, como por ejemplo las tomas de decisiones al momento de una emergencia médica o una oferta repentina. En estos casos hay que medir cuidadosamente la reacción emocional, y reflexionar de manera inmediata las prioridades, los objetivos y los valores. Deje que las opciones se filtren en la mente de manera lenta y deliberada para poder dar más claridad y saber tomar decisiones positivas.

Aceptar que tomar decisiones es difícil

El tomar una decisión difícil en la vida en algunos casos llega a tener consecuencias grandes y duraderas, incluso cuando el resultado es positivo, porque siempre te queda una duda dentro de ti. También puede que existan decisiones desgarradoras. Entonces, en lugar de desear que cualquier decisión fuera fácil, hay que respetar el hecho de que no lo es, ni debería serlo. Lo mejor es juntar los sentimientos y pensamientos que tenemos como algo positivo y beneficioso para seguir tomando decisiones trascendentales a futuro.

Apuntar nuestra integridad

Esto significa que tenemos que apuntar a nuestro yo interior, ósea a nosotros mismo, tomando en cuenta nuestras prioridades y nuestros valores. Si una opción requiere que comprometamos nuestra ética, tenemos que minimizar las prioridades que vaya contra la ello. Solo debemos considerar las opciones que están alineadas con lo que es importante para nosotros mismos. De esa manera, las decisiones más difíciles no nos comprometerán en su gran parte.

Reducir el estrés

Al reducir nuestro estrés ayudamos a nuestra salud física y mental, las cuales son importantes para vivir una vida llena de satisfacción. Entonces, es bueno enfocarse en reducir el estrés, como por ejemplo conseguir la simplicidad de las complicaciones que tengamos a la toma de acciones.

Ante todo siempre respira

Si nos enfrentamos a una oportunidad que implica abandonar nuestra zona de confort, es normal de sentir miedo a la misma. Pero debemos tomar en cuenta que el miedo no significa arrojar una respuesta sin pensar. Entonces, si el proceso para la toma de decisiones nos parece aterrador, debemos respirar profundamente para poder transformar nuestro miedo a una emoción. Porque con una profunda respiración podemos relajarnos y cambiar nuestros pensamientos de peligro.

Enfócate en ser, no en hacer

En la vida hay que esforzarse por ser confiable, responsable y amable para atraer a las personas. Del mismo modo, lo que haces no es tan importante como con quien lo haces. Esto significa que no se trata del hacer, sino de la manera de hacerlo. Entonces, para aprender a tomar decisiones de manera informada, debemos saber cómo hacerlo y no hacer por hacerlo sin antes pensar.

Enfócate en el proceso

Independientemente de lo que decidas hacer, si te enfocas en el proceso correcto es imposible como tomar decisiones importantes equivocadas. Incluso si llegarías a arrepentirte por una decisión puedes aprender nuevas lecciones de los errores y fracasos. Si aprovechas la sabiduría de tu instinto mental y la atención de tu cerebro podrás determinar el mejor camino para ti.