Clasificación de las Cuentas Contables


Clasificación de las cuentas en Contabilidad

La clasificación de las cuentas, se refiere a un conjunto de todos los registros que hacemos de manera ordenada y cronológica en nuestra contabilidad de la empresa o negocio.

Este conjunto de registros, se las realiza mediante los asientos contables, ya sea débito o crédito.

La clasificación de las cuentas contables, parte principalmente de las Cuentas de Activo, Cuentas de Pasivo y Cuentas de Capital o Patrimonio. Las mismas cuentas se clasifican también de la siguiente manera:

Cuentas de Activo: Cargo (Aumento) y Abono (Disminución)
Cuentas de Pasivo: Cargo (Disminución) y Abono (Aumento)
Cuentas de Patrimonio o Capital: Cargo (Disminución) y Abono (Aumento).

Estas cuentas mencionadas, es la clasificación mediante un Balance General, pero también tenemos la siguiente clasificación qué se basa en las Cuentas de Resultados:

Clasificación de Cuentas de Resultados

Los Ingresos o Ganancias normalmente reciben abonos. Como por ejemplo, las ventas, intereses ganados o alquileres ganados.

Los Egresos o Pérdidas normalmente reciben cargos. Como por ejemplo, compras, gastos generales, pago de sueldos y salarios o intereses pagados.

¿Cuáles son los saldos de las cuentas?

Los saldos según la clasificación de las cuentas, se representa de acuerdo a la diferencia entre los cargos (Debe) y los abonos (Haber).

Saldo Deudor de las cuentas

El saldo de una cuenta tendrá deudor, cuando los cargos sean mayores a los abonos (Debe).

Saldo Acreedor de las cuentas

El saldo de una cuenta será Acreedor, cuándo los abonos (Haber), sean mayores a los cargos.

¿Que saldo deben tener las cuentas?

Según la clasificación de las cuentas, su saldo se representa de la siguiente manera:

CUENTAS DE BALANCE

Las cuentas de Activo, tienen saldo deudor.
Las cuentas del Pasivo, tienen saldo acreedor.
Las cuentas de Capital o Patrimonio, tienen saldo acreedor.

CUENTAS DE RESULTADO

Las cuentas de Ingreso o Ganancia, tienen un saldo Acreedor.
Las cuentas de Egreso o Pérdida, tienen un saldo Deudor.

El movimiento de las cuentas

Hay una regla general orientadora para el profano en contabilidad, qué nos dice; “Todo lo que entra, DEBE, y todo lo que sale, HABER” o también, se dice de aquel verso latino de los contemporáneos indicando, “La entrada hay que Adeudar y Acreditar la salida, regla que no he de olvidar durante toda mi vida”. Estos versos van plagados de empirismo, y un principiante en contabilidad, los debe tomar en cuenta, sólo como una orientación y nunca como una regla básica, ya que la contabilidad no sólo consiste en Adeudar y Acreditar conceptos. Sino que va mucho más allá, conforme lo observaremos en los temas que siguen en esta página web de Contabilidad y Auditoría.

Para simplificar, indicaremos algunos ejemplos sobre las cuentas, mediante una T mayúscula